miércoles, 6 de septiembre de 2017

3 segundos y bailamos

Cinco meses de silencio en el blog, pero la tristeza tiene estas cosas. Lo siento.

Además, como estamos de obras por casa no pude fangirlear como es debido en Twitter, así que lo hago por aquí.



Esta licencia se le escapó a los de Milky Way porque hace semanas dieron una pista casi tan evidente como dar el nombre de la serie, añadiendo el hecho de que su anime está siendo uno de los must have de la temporada estival. Estoy enamorado de Welcome to the Ballroom; es una manga de los buenos, de los muy buenos; tanto que me ha obligado a esforzarme con el inglés para llevarlo al día. Una serie de un mundo tan lejano para mí (y para muchos de vosotros) como es el baile de salón competitivo, con una historia adictiva, con unos personajes a los que se les cae el carisma de los bolsillos, y sobre todo con un dibujo ES-PEC-TA-CU-LAR, lleno de dinamismo y detalle, que encaja a la perfección con el glamour del mundillo que nos expone. Yo no me lo voy a pensar, se viene para casa el día de salida. 

Respecto al resto de licencias... De Gangsta me gusta su 'continente' y su aire adulto mezclado con el convencionalismo de un shônen, pero tengo un muy mal recuerdo del anime, que terminó de manera abrupta por culpa del cierre de su estudio de animación y por esa sensación de ser una serie que quiere molar mucho y luego se diluye como un azucarillo. No obstante, creo que el manga se merece una oportunidad; a largo plazo, eso sí. Respecto a Yuki no Shita no Qualia, he observado que hay cierto consenso entre la fauna bloguera y tuitera alabando el intimismo y la delicadeza de su autora. Puede que sea el momento de darle una oportunidad al BL, aunque también a largo plazo.

Y calma, no me iré por otros cinco meses.

viernes, 7 de abril de 2017

Ivrea's Bizarre Adventure


¡BOOOM! Esta es la semana en la que hablo de mangas que se encuentran en mi lista de pendientes ad perpetuam. Nunca pensé que viviría para ver esto, mucho menos que el blog sobreviviría a mi inconstante pluma para albergar esta publicación. Y lo más importante, que se acabaría la eterna broma especuladora entre los otakus españoles cada vez que una editorial española anunciaba una nueva licencia. Porque sí, damos y caballeras:

Los Jojo's se vienen a España.

Me parece una apuesta muy, muy arriesgada por parte de Ivrea. Todo el mundo sabía(mos) las dificultades que entrañaban las negociaciones, las exigencias y los, insisto, enormes riesgos que supone afrontar su edición. Hay un compromiso titánico por parte de la editorial oriunda de Argentina de publicar sí o sí las cuatro primeras sagas, de poner a la venta 29 tomos aunque las ventas sean un desastre. Ahora es el turno de los que durante años insistieron tanto y tanto y tanto y tanto en pedirla en Salones, redes sociales, blogs... Es el momento de medir en serio nuestro mercado y los que lo componemos. Si a esta le va bien la puerta se abrirá para otras peticiones históricas que tienen las puertas cerradas sine die. 

¿Qué hay de mí? Más o menos lo mismo que con Berserk, hasta verano hay tiempo para pensarlo, tal vez de ver alguna de las temporadas de anime. También está la cartera, que tiene que dar su opinión.

Fuente

miércoles, 5 de abril de 2017

Maldita maldición


El manga maldito en España por antonomasia vuelve este verano. Ha sido un 'bum' de esos que te dejan alelado, sobre todo teniendo en cuenta la extraña combinación: Berserk, esa serie violenta, aclamada, ideada por un tipo con la cabeza más llena de idols que de otra cosa; y Panini, esa editorial que quiere transformar el patito feo que es su sección manga en un cisne con decisiones que a mí me gustan (Otaku Bunka, Food Wars) pero que todavía no pueden borrar del todo un pasado bastante negro (cancelación de Gurren Lagann a falta de un tomo).

Me alegro mucho por aquellos que la tenéis a medias. También me alegro por mí mismo, es una de esas series que desde hace tiempo está en mi lista de pendientes, pero el baile de editoriales y la inconstancia del autor hacían que la pospusiera indefinidamente; esa edición Maximum es atrayente. Lo veré con el tiempo.

Fuente

lunes, 27 de marzo de 2017

Demi-chan wa Kataritai

Entrevista con la vampiresa. Y la dullahan, y la mujer de las nieves...



En una época en la que los semihumanos, o demis, se han integrado paulatinamente en la sociedad, el profesor de Biología Tetsuo Takahashi desea elaborar una tesis sobre sus cualidades y los pros y contras de sus poderes en la vida diaria. Para ello entrevistará a tres alumnas demis recién llegadas al instituto en el que trabaja.

Quien se pase a menudo por este humilde blog y haya tenido el estómago de leer alguna que otra reseña sabe que soy fan de la sencillez. No diré no a un espectáculo ruidoso y colorido, o sugerente (abarcando todas las acepciones del término), pero siempre he creído que menos es más. Demi-chan wa Kataritai es un ejemplo perfecto de ello, una combinación redonda de humor, ternura y buen gusto.

Todo comienza con un profesor que se topa con la oportunidad de mantener contacto directo con subhumanos y satisfacer su curiosidad académica, acabando por descubrir que detrás de una amalgama de características singulares no hay más que tres adolescentes que se sienten y se quieren sentir más normales de como el resto del mundo las ve. Del puro interés nace un vínculo delicioso entre las chicas y el profesor Takahashi, lleno de confianza y cariño, en el que todos se influencian hasta convertirse en imprescindible él para ellas y viceversa. Como muestra un botón: la evolución de Yuki, la mujer de las nieves, que ocultaba tras un velo de introversión y miedo a una chica avispada y locuaz.

El vínculo funciona bien, muy bien, porque se construye sobre una genuina relación profesor-alumnas; sin dobles sentidos, sin situaciones rocambolescas ni azarosas. Puede que haya un abrazo por ahí, alguna mejilla sonrojada al usar el nombre de pila por allá, incluso un cierto enamoramiento (platónico) de ellas hacia él, pero son recursos que se enfocan siempre para conseguir el gag humorístico o para recalcar la idea expresada antes: son tres chiquillas que no pueden evitar sentirse a gusto, atraídas por un profesor Takahashi que reivindica la figura del maestro, de esos maestros que van más allá de los libros y las pizarras, de esos que transmiten valores y cercanía, que anteponen la compresión a la regañina. La otra razón de que el ligamen esté bien engrasado son los que lo forman; es imposible que la hiperactiva Hikari o esa Machi más formal y comedida caigan mal; tampoco la ya mencionada Yuki, que rompe el estereotipo melancólico que suele arrastrar la mujer de las nieves; menos aún la profesora Satou, a la que solo puedo adorar por ser tal vez la más inocente y tierna del elenco. 

No hay un gran despliegue técnico en la serie, pero si que se ha hecho un gran trabajo con los medios disponibles. Algún fondo podría estar más trabajado pero en cambio el diseño de personajes me parece excelente, mejorando el estilo algo sucio del manga. La banda sonora está ahí, no molesta pero tampoco enamora, pero la animación llega a sorprender no solo por su calidad sino por su constancia.

Sería osado decir que esta serie es imprescindible, uno no debe ser ligero a la hora de colgar tal etiqueta. Pero sí recomiendo verla por el chute de diversión y cariño que aporta. Las demis siempre están dispuestas a entrar en la vida del que se lo permita.


viernes, 17 de marzo de 2017

Hitsugi no Chaika: Avenging Battle

La digna sepultura del emperador



Chaika, la princesa del ataúd, los saboteadores Toru y Akari y la dragona Frederica continúan con la búsqueda de los restos del emperador Gaz para darles sepultura. Pero también buscan respuestas a la existencia de otras chicas que reclaman para sí el nombre de Chaika y a un nuevo rumor que habla de un objeto conocido como "el tesoro del emperador".

Esta Avenging Battle es un regalo para todos los que gustamos de la primera temporada. Ni estaba ni se la esperaba. La serie original era correcta, muy coherente y entretenida, pero tal vez sin el carisma de otras producciones, sin la chispa que ayuda a dar el salto de buena serie a gran serie. Por eso considero estos diez episodios extra un regalo que cierra con relativa dignidad la serie y satisface ante la imposibilidad de leer las novelas ligeras por falta de traducción. Ahora bien, el sabor que deja esta ristra de episodios es cuanto menos... agridulce.

Uno no puede quejarse ni del desarrollo ni del ritmo de la serie, la coherencia sigue imperando y se nota que los guionistas son muy fieles a la historia original. Me impresiona decir que ahí es donde la serie comienza a fallar: aunque tanto historia como la resolución de esta son sencillas, la primera temporada dejó muchos cabos sueltos que deben deshacerse, además esta temporada añade la trama del tesoro del emperador y más Chaikas a la ecuación. Y diez episodios no son suficientes para cerrarlo todo a la perfección. Vivi está completamente desperdiciada en su nuevo rol de "medio Chaika". La Chaika roja toma decisiones extrañas y contradictorias en la recta final de la serie teniendo en cuenta su personalidad. El último episodio es la principal prueba de los problemas de tiempo de la serie: la decisión de Toru, el viraje de Niva y la última acción de Chaika solo pueden calificarse de anticlimáticos, emborronando la visión general de la serie. No se siente un mal final, pero sí se aprecia la necesidad de un episodio más alterando la cronología de algunos hechos para darle más impacto al clímax de la serie.

Técnicamente no tiene tacha alguna, es una de las series más constantes que recuerdo visualmente hablando; buen tono en el diseño de personajes, sobre todo en lo relativo al vestuario, sin bajones en la animación, dando el do de pecho en las escenas de batalla. Se agradece que el estudio no haya resuelto la papeleta de esta segunda temporada con una chapuza visual, cosa bastante común en el mundillo. Tal vez ahí haya una razón de que la duración de la serie haya sido más corta de lo normal.

Y así termina el periplo de la chica de cabellos plateados ataúd en ristre, una pequeña aventura que no hizo mucho ruido pero si satisfizo al amante de la fantasía constante y sin fisuras. El fin de una buena serie. El fin de un regalo necesario... Y merecido.