lunes, 28 de noviembre de 2016

XXII Salón del Manga de Barcelona | Impresiones


He aquí mis impresiones desde la distancia del Salón del Manga de Barcelona de 2016. Soy consciente de que a estas alturas no las esperabais ni os interesan, pero esta entrada se ha convertido en una tradición para revisar el estado del manganime español y me da palo romper esa tradición por las buenas. En mi descargo diré que he estado bastante bajo de ánimos en los últimos tiempos y escribir era lo último que me apetecía.

De todas maneras ha sido un Salón del Manga bastante flojito en lo que a licencias se refiere. La mayoría de las editoriales se han guardado -según parece- bastantes cosas para más adelante. Y visto con frialdad no me parece mal. No sé si es una percepción mía pero en los últimos dos años ha habido muchísimos lanzamientos potentes, series que yo compraría pero que no puedo porque no doy más de sí, y creo que hay bastante gente en mi misma situación. Me da miedo, miedo de que la burbuja vuelva a explotar y empiecen a proliferar las cancelaciones y los alargamientos de periodicidades. 

Fijaos que veo con bastante menos temor a la vertiente anime, quién me lo iba a decir hace unos años. Los simulcast, las distintas ediciones de las series que se publican en formato físico, el cada vez menos tímido apoyo de las televisiones (aunque sean canales de pago)... Parece que por fin estamos abandonando la cultura del "para qué pagar por algo que puedo obtener gratis", porque si no las distintas distribuidoras no estarían licenciando de manera tan alegre productos que hace no demasiado tiempo no harían ni en sueños.

Hecha esta pequeña introducción paso a comentarios de manera más o menos detallada todo aquello que me ha llamado la atención respecto a licencias y lanzamientos. Como siempre os advierto de que esto no es una noticia, habrá licencias que no comentaré, editoriales que pasaré por alto; si queréis información pormenorizada pasaos por las webs de noticias otaku. Aunque supongo que poco habrá que no sepáis ya después de casi un mes. ¿Empezamos?


La primera en pasar por la lupa este año es Ivrea. La editorial de origen argentino se ha tomado el Salón como una fecha más para anunciar licencias, pero ninguna que cause especial ilusión. No es extraño, porque durante el año han anunciado varias muy pedidas, como Prisson School, Citrus y High School DxD (el manga, claro, lo de las novelas ligeras es harina de otro costal; llevan un retraso con la última de Haruhi Suzumiya que debería darles vergüenza). Las dos más famosas son Judge, secuela de Doubt, que les ha funcionado bastante bien, y Zetsuen no Tempest, que hace tiempo fue relativamente pedida pero que finalizó y cayó en el olvido. El resto son Adolescente, pero no Inocente y Heartbeats ¡Al límite de la taquicardia! (la madre que los parió, vaya nombres se sacan de la manga),  un par de shôjos made in Ivrea y Sprite, una obra larga y más bien desconocida pero con un argumento centrado en una catástrofe misteriosa que tanto gusta por aquí.


Respecto a Norma, menos comedida pero enfocada en recuperar éxitos del pasado y en ampliar los títulos de sus franquicias. Más Fairy Tail (me sorprende el éxito de la serie, y soy lector habitual, que conste), más Ataque a los Titanes, más I am a Hero y más Zelda. También siguen sacándole jugo a sus autores fetiche: Platinun End, lo nuevo de la dupla Ohba-Obata que tanto éxito ha cosechado con Bakuman y Death Note, y El Barrio de la Luz, otro tomito único de Inio Asano que se suma a mi lista de compras pendientes. No me olvido de lo nuevo de Atsushi Ohkubo, Fire Force, una serie sobre bomberos nada convencionales. Me encanta el estilo de Ohkubo y solo por eso quiero darle una oportunidad a su nueva serie. La nueva edición de Sakura Cardcaptor ha abierto un dilema en mi interior: tengo la edición de Glénat, pero esta tiene menos tomos, páginas a color, un formato más grande, regalos... Creo que voy a acabar cayendo. Que no se me olvide la kanzenban de Fruits Basket, mi parte shôjera y las buenas críticas en general de la serie me llaman a comprarla sin pensarlo. Black Clover no la he leído por saturación y falta de gancho y la licencia de Sherlock, a priori extraña, es muy inteligente para captar al público seriéfilo que no lee cómic con asiduidad.


Pocas cosas ha anunciado Planeta este año que no compraría. Sin duda es la editorial más destacada de este salón. Mucha variedad y cantidad, estoy seguro que de entre todo lo anunciado hay al menos una licencia que os gusta. Lo primero es lo de siempre, Dragon Ball por un tubo. Los tomos a color molan pero el formato es demasiado pequeño y los compendios están chulísimos, pero es una serie que está muy atrás en mi lista de posibles compras, la tengo muy vista. A partir de ahí muchísimo material que me hace muchísima ilusión: Fairy Dance y Phantom Bullet de Sword Art Online (todavía estoy pendiente de comprar las dos primeras novelas, pero el precio); Wolf Children y Summer Wars, cuyas películas tengo en edición coleccionista y que como son mangas cortitos compraré tarde o temprano; la kanzenban de 20th Century Boys, la excusa perfecta para comprar por fin esta obra maestra de Urasawa; Ghost in the Shell en un tomo único y supongo que de lujo y caro al amparo del próximo estreno del live action americano, ojalá no se pasen con el precio; una cantidad ingente de shôjos que tienen un pinta espectacular y que no nombro ninguno porque me atraen todos por igual. Me alegro mucho de esta apuesta tan decidida por un género tan maltratado. Eso sí, el sorpresón de la conferencia de Planeta y del Salón si me permitís el atrevimiento fue la licencia de Rosario to Vampire II. Una serie muy solicitada, muy esperada por muchos de nosotros y un verdadero acto de justicia que por fin la vayamos a tener en nuestras estanterías. La primera parte me encantó, tanto por la progresiva complejidad que fue adquiriendo como por la evolución brutal de un dibujo que me enamora. Con la segunda parte voy a seguir la estrategia de Silver Spoon: tomo comprado automáticamente cuando salga a la venta.


Respecto al resto de editoriales algo hay por ahí que creo no debería quitarle el ojo de encima. A Ran y el Mundo Gris de Tomodomo le tengo echado los dos ojos. Hace tiempo leí algunos capítulos por scans y el dibujo me parece una auténtica burrada, amén de que tiene una historia bastante curiosa. También anunciaron la secuela de En la Misma Clase, O.B., un BL que tuvo bastante buena acogida. Respecto a ECC voy a decir lo mismo de siempre: mangas muy interesantes que se salen de lo típico, aunque ninguno de los anunciados este año me llama demasiado, por desconocimiento más que nada, seguro que hay alguna joya entre ellos. Lo que es sorprendente es que ECC se haya quedado con Shin Chan, no solo porque es una serie que les pega bastante poco, sino porque no sé qué oportunidad de negocio han podido ver en editar la serie cuando es tan larga y una editorial tan potente como Planeta acabó por rendirse con ella. No suelo hablar mucho de Ponent Moon en estos artículos, pero licenciar 51 Maneras de Salvar a tu Novia, una serie casi tan maldita como Berserk, bien merece la pena la mención. Aparte, esa In Clothes Called Fat me llama muchísimo, tanto por ese dibujo tan particular como por la sinopsis. A Yowu le parecía que este Salón del Manga estaba quedando demasiado gafapastil y decidió compensarlo con la licencia de Monster Musume, ese seinen donde en lugar de un harén de bellas féminas tenemos un harén de bellas monstruosidades. Ay, Yowu, ha pasado un año y ni rastro del tomo 3 de Bailando con Vampiros... Con ese ritmo terminan antes las obras de la Sagrada Familia que vosotros la serie.

Respecto a licencias de anime no hubo muchos anuncios más allá de Drifters y Kumu no Mukou, Yakusoku no Basho (Makoto Shinkai ha venido para quedarse) por parte de Selecta y Proyect Itoh (no lo conocía hasta ahora) por parte de Yowu. Esta última dijo algo de que le gustaría traerse el material de Love Live, pero no le veo mucho futuro al género idol por estos lares. En general, lo más destacable de la parte anime del Salón han sido los lanzamientos, con El himno del Corazón y One Punch Man a la cabeza y el anuncio de ediciones y fechas de diferentes series como Your Lie in April o Jojo's


Antes de acabar, un inciso de Milky Way, que estuvo presente en el stand de ECC dentro de ese acuerdo de colaboración firmado este año pero que no anunció nada en el mismo evento. Sí lo hizo unas semanas después. Estoy muy expectante con La Mansión de los Objetos Perdidos y El Patito Feo que Surcó los Cielos, sobre todo con la primera, he leído el adelanto que ha subido la editorial y me ha encantado. Q me parece un cuerpo extraño dentro del catálogo de los asturianos, pero si está ahí por algo será, que los editores de la Vía Láctea hilan muy fino. La Colección Asumiko Nakamura me interesa menos. Me gustó bastante Utsubora, pero el resto de sus obras no me llaman mucho.

Mira que escribo entradas muy de vez en cuando, pero me salen tochos kilométricos. Lo dicho, un Salón en líneas generales decepcionante. Espero vuestros comentarios con vuestras impresiones, si hay algo que he pasado por alto que os gustara y me queráis recomendar no dudéis en decírmelo. ¡Talué!

viernes, 28 de octubre de 2016

Caminantes Galkir - I. El Llanto del Fuego -

La primera saga de fantasía de origen español que reseño en el blog.

Durante los últimos 300 años Isla Nordein ha estado bajo el yugo de la dinastía Dantia hasta que el último e impetuoso monarca, Trenkar, cae en batalla ante los Hijos de la Venganza, un grupo de faunos sirvientes de una oscura deidad llamada Daithora y sedientos de la sangre de los humanos. Así es como Kiyus Thaeras, un siervo del rey y piromante del pueblo keew asciende al poder con el sueño de borrar el legado Dantia y construir un país ideal donde su pueblo no esté vilipendiado por el resto de la isla. Por otra parte tenemos a Pentra Thaeras, un joven keew de cabellos blancos que acude a la capital del reino para cumplir las condiciones que le convertirían en guardián del bosque y Gar'ohn, un fauno renegado, hijo del líder de los Hijos de la Venganza que odia a faunos y humanos por igual y busca vengarse de todo y de todos.

No solo de grandes sagas de fantasía debe vivir un buen lector, hay historias que tal vez tengan menos lustre y transiten por un incomprensible anonimato, pero son dignas de tener en cuenta y altamente disfrutables. Tal es el caso de esta Caminantes Galkir, una saga, un mundo, de un potencial y unas posibilidades enormes. Es este un universo planteado con paciencia y congruencia, cosido con ilusión y toneladas de conocimiento e imaginación. La matización de seres mitológicos como los faunos o los centauros y la reintrepretación del paladín, del mago o el nigromante. La visión de Nordein, la tierra donde humanos, faunos, tritones y otras tantas criaturas conviven en un delicado equilibrio.

Esta primera parte, El Llanto del Fuego, es la escenificación de la ruptura de ese equilibrio trémulo. Los Hijos de la Venganza deciden que es el momento de reclamar lo que es suyo, circustancia que Kiyus Thaeras aprovecha junto al temerario gusto del rey Trenkar por andar en el filo de la navaja para llegar al poder y poner en marcha sus ambiciosos planes para llevar la paz y la igualdad a la Isla Nordein. El conflicto entre el reino y los faunos es la excusa perfecta para que el piromante convierta la gratitud y el aprecio del pueblo en sumisión y fe ciega, una idea de gobierno que tal vez no sea muy distinta de la llevada a cabo por la dinastía Dantia a la que tanto aborrece. En medio de toda esta vorágine se encuentran los jóvenes Eal y Pentra, uno legítimo heredero al trono y otro humilde keew, uno orgulloso y el otro piadoso, uno vilipendiado por Kiyus y el otro protegido por este; ambos embarcados en una amistad extraña sostenida por la empatía del keew y el sentimiento de soledad del príncipe. Las visiones contrapuestas del mundo que les rodea se convierte en uno de los grandes atractivos de la novela.

El otro gancho, el punto fuerte de este primer viaje junto a los Caminantes Galkir es precisamente el elenco de personajes, variado y de personalidades y objetivos dispares que chocan poco a poco unos con otros. Todos y cada uno de los personajes está teñido de gris, no son ni buenos ni malos, simplemente tienen un objetivo y hacen lo que creen conveniente para alcanzarlo. Kiyus busca la paz en el reino y justicia para el pueblo keew a través del sometimiento y la instauración de su dinastía; Serkyan Dalgaron quiere exterminar el mal proveniente de Kraezoria haciendo gala de un mal talante y una nula capacidad de negociación para conseguir medios para ello; Groran, líder de los Hijos de la Venganza, reclama las tierras que un día pertenecieron su pueblo entregando su alma y la de los suyos a una entidad demoníaca; Duyldon, ay, Duyldon, mi personaje favorito, es una sílfide de belleza terrible a la que las emociones le fueron arrancadas y que clama por una venganza legítima a la que espera llegar usando y desechando a cuantos haga falta, entre ellos Pentra, tal vez el menos gris de los personajes, un joven lleno de ideales e inocencia que el tiempo, la fría mirada del hada y la instrucción de Serkyan irán apagando poco a poco. 

Es un diamante esta novela, pero un diamante en bruto, poco pulido, al que le faltan pequeños trazos que la hubieran hecho más redonda para mí. Para empezar el estilo es demasiado directo; es decir, el autor se afana en empaparnos con un torrente increíble de información, muchas veces porque sí, penalizando al ritmo de la narración. Tal vez hubiera sido mejor contenerse, aportar datos a través de los diálogos, obligar al lector a leer entre líneas, a especular con las consecuencias de los actos de uno u otro personaje; más que todo ese conocimiento bruto hubiera preferido unas descripciones más detalladas, dibujar Isla Nordein con detalle para que pudiera conocerla como la palma de mi mano y no conformarse con unas ligeras pinceladas. Me hubiera gustado que el tiempo corriera más despacio, que la instrucción de Pentra y la de Eal hubieran estado más presentes para así explicar al detalle la función del paladín y el guerrero arcano. He echado en falta intrigas palaciegas, una dinastía de más de tres centurias de vigencia debe tener detrás casas vasallas, unas leales de corazón, otras por conveniencia. La ausencia de un rey podría desencadenar una lucha de poder que hubiera puesto a prueba la capacidad de Kiyus como gobernante. Tal vez un poco más de chispa en los diálogos y en la narración hubiera sido ideal, pero esto es una ópera prima, y esa chispa solo se consigue manchando folios y folios con tinta; con experiencia, en definitiva. Porque talento hay. De sobra.

El Llanto del Fuego es el comienzo de una caminata que puede llegar a ser algo más que entretenida. Un complemento perfecto para esa necesidad de una lectura ligera y amena, de poso breve pero satisfactorio. Y además su lectura es gratuita. Os animo a descubrir Isla Nordein. Os doy la bienvenida a Caminantes Galkir.

sábado, 22 de octubre de 2016

Click!


Ha llegado el día, hablemos de videojuegos en el blog. No hay mejor manera que estrenarse con un estreno, el de la otrora Nintendo NX ayer rebautizada como Nintendo Switch. Tiene mérito que la Gran N me haya mantenido en vilo los últimos meses con su nueva consola cuando no soy nintendero. Más allá de la curiosidad, llevo tiempo fuera del redil consolero, hasta ahora mi PS2 me bastaba y me sobraba para colmar mis necesidades, amén de que he sucumbido a las bondades del PC. Pero ahora quiero un complemento para aquel, algo que me ofrezca experiencias distintas, y los rumores decían que por ahí iban los pasos de Nintendo respecto a su nuevo hardware. Pues bien, lo que vi el jueves esencialmente me gustó, y mucho. Aunque todavía quedan mil preguntas por responder, voy a contaros mis certezas, inquietudes y sensaciones respecto a Switch.

El concepto, que quede claro. Esto hay que reconocérselo a Nintendo, en tres minutos de trailer han sabido mostrar a la perfección qué es NS, una consola híbrida, que se puede usar tanto en el televisor del salón como en la calle gracias a su pantalla portátil. Aunque híbrida, lo que se dice híbrida... Yo la veo más como una portátil a falta de que se despeje una de las claves de la consola: las funciones de la base. Para considerarla híbrida al 100% el dock tiene que dar un extra de potencia a la consola en sí, al menos para conseguir resoluciones 1080p y acercarse a los 60 fps. De lo contrario no sería más que un dispositivo portátil conectable a una TV, y de eso en el mercado hay a patadas.

Ruptura con el pasado. Otra cosa que ha quedado clara es que la 'Era Wii' se acabó; NS supone un borrón y cuenta nueva para la compañía, apostando por un diseño más elegante y discreto, tal vez demasiado incluso para mí que soy bastante clásico. Espero que en el futuro hagan ediciones especiales con otros colores y diseños inspirados en las franquicias más famosas de Nintendo, el diseño de la consola y la tradición de la compañía invitan a ello. Curioso también que en el trailer no saliera ni un niño, solo hombres y mujeres de entre 20 y 35 años; esa es una señal inequívoca del target de la consola: personas jóvenes y adultas, activas y que se sientan atraídas por la versatilidad de una consola que tiene muchas posibilidades de uso. Ese nuevo rumbo supone también la pérdida de una de las señas de identidad de la compañía, la retrocompatibilidad física con Wii U, algo evidente dado que Switch funciona con tarjetas/cartuchos, y con 3DS, cosa que sí me hubiera gustado para degustar el gran catálogo de la última portátil de Nintendo. Supongo que se podrá acceder al catálogo de estas consolas por eShop y con remasters, pero para los que ya tienen esos juegos pasar de nuevo por caja no es plato de buen gusto.


El "toque Nintendo", para el mando. A la compañía de Kyoto siempre le ha gustado experimentar con los pads y con Switch no iba a ser menos. Aunque han renunciado al tabletomando (se agradece), los Joy-Con son de todo menos mandos corrientes por la gran cantidad de configuraciones posibles: conectados a la consola para función portátil, conectados a un adaptador para tener un mando "normal", cogiendo cada uno de ellos con una mano en plan wii-mote (salvando diferencias), incluso usando cada uno de ellos como un mando independiente para partidas multijugador local. Alguna opción se antoja poco ergonómica y se renuncia a la cruceta para poder llevar a cabo esa función multijugador, pero son posibilidades que el usuario tiene ahí y que puede usar o no a su conveniencia. Además habrá un mando genérico para los jugadores más hardcore, y me apuesto lo que queráis que con el tiempo saldrán a la venta Joy-Cons por separado con diferentes configuraciones y diseño. Tener una Lego-consola (palabro que le cojo prestado al gran Yer) es una fuente inagotable de ingresos por accesorios.

Third Parties para dar y tomar... Por ahora. Según Nintendo hay casi 50 estudios de partida trabajando en contenido para NS (me ha llamado muchísimo la atención que esté Autodesk, una compañía especializada en diseño gráfico CAD y no en videojuegos). Comparado con los comienzos de Wii U la diferencia es abismal, pero lo importante no es que estén al principio, sino que se queden durante la vida útil de la consola. No es una cuestión de que en Nintendo Switch salgan a la venta los mismos juegos que PS4 y One, pero sí que por ejemplo Atlus se tire el pisto y lance Persona 5 (un exclusivo de consolas) para el hardware nintendero, que Square-Enix salde esa deuda histórica con Ninty y lance el remake de Final Fantasy VII, que Namco nos alegre la vista con sus Tales of, o que From Software se casque un juego con la dificultad y mecánicas de Dark Souls que puedas jugar en cualquier lado. No es suficiente con el Just Dance de turno, deben poner toda la carne en el asador y dotar a Switch de un catálogo third atractivo y de calidad.

Una máquina para atraerlos a todos. Pero en el caso de que el apoyo third acabe siendo tibio o helado, el solo pensar que todos los estudios de Nintendo trabajen en una sola plataforma provoca sueños húmedos en cualquier nintendero de pro. Se acabaron las dobles versiones y las exclusividades para la portátil o la sobremesa, a partir de 2017 habrá una sola máquina que va a recibir todas las franquicias icónicas de Nintendo. Y pienso sobre todo en aquellos juegos que hasta ahora solo se podían disfrutar en plataformas portátiles: Pokémon, Fire Emblem, Braberly Default, Monster Hunter (esta es third pero exclusiva)... Con esa unificación de catálogo y el regreso de sagas como Metroid puede haber una cantidad de juegos de muchísima calidad third parties aparte. Y no me olvido de los indies y los juegos de plataformas móviles, NS tendrá una arquitectura compatible con esos productos.


Power! Get the power! Todos empeñados en saber las especificaciones técnicas, normal. Partiendo de la base que Nvidia está detrás de cerebro y corazón de la máquina y dando pábulo con cautela a esas especificaciones filtradas recientemente, podemos estar seguros de que como portátil va a ser una bestia y como sobremesa se acercará a PS4 y One, aunque al final quedará un paso por detrás de Pro y Scorpio. Pero ¿qué más da? Se trata de ofrecer algo diferente, de ser una alternativa. Switch juega en una liga diferente a la de las sobremesas actuales y el que quiere potencia ni siquiera recurre a las consolas de Sony y Microsoft, se va diercto a PC. Personalmente me preocupa poco o nada este tema, es la típica discusión de fanboys de mente cuadriculada.

Esto precisamente un mechero no va a ser. Toda esa potencia contenida en una consola tan menuda necesita "alimento" y eso afectará de forma negativa a la autonomía de la función portátil. Se habla de tres horas de duración de las tres baterías (cuerpo principal más cada Joy-Con), insuficiente para muchos, concretamente para los que no se la van a comprar. ¿En serio hace falta más batería? En mi caso y me atrevería a decir que en el del 90% de los potenciales compradores la consola saldría de casa en contadas ocasiones, reservando la función portátil para esas sesiones de juego tumbado en la cama o para jugar en una habitación donde no tenemos acceso a la base y/o a una tele. Por eso, tres horas no me parecen mediocres, teniendo en cuenta que un móvil hay que recargarlo prácticamente todos los días y las portátiles actuales, mucho más limitadas en lo técnico, no duran más de 5 horas ajustando muchísimo el brillo de la pantalla. Otro tema que se lo dejo a lo haters y que no me quita el sueño.

Hablemos de lo que de verdad importa, el parné. Ya me puede gustar la idea, ya me puede convencer cuando el año que viene den toda la información técnica, los juegos de salida y los de meses posteriores al lanzamiento; si se sale del presupuesto servidor de ustedes se queda en tierra y no se apunta al click movement (término salido de mi privilegiada mente, si lo usáis ponedme en los créditos). Pero el precio va unido a lo que nos vamos a encontrar en la caja. Una voz autorizada de Nintendo dice que incluirá la consola (la tablet, para entendernos) los Joy-Pad y pare usted de contar. Muy mal el no incluir la base cuando vendes la consola como "sistema de entretenimiento doméstico" y estás gritando a los cuatro vientos las bondades de la hibridez. Tal vez haya varios packs y ese sea el básico. En ese caso, estoy de acuerdo con lo que todo el mundo dice: más de 300€ por un pack premiun es excesivo. Luego hay que comprar el adaptador para poder tener un mando "normal" o ir directamente a por el pro, una fundita para la consola si la vamos a sacar a menudo de casa, los juegos, tal vez algo de cableado... Hay que poner mucho dinero encima de la mesa y mucha gente esperará a finales de 2017 para dar el paso dependiendo de cómo le vaya a la consola. Probablemente sea uno de esos, prisa lo que se dice prisa no tengo.

En resumen, me gusta mucho lo que he visto y lo que se está diciendo, pero todavía hay muchas más incógnitas que certezas. 2017 puede ser un gran año para los jugones, puede ser mi definitiva conversión a nintendero. Solo el tiempo lo dirá.

sábado, 15 de octubre de 2016

4 años... ¡Por los pelos!

Party hard!!!!!!!

Hoy es 15 de octubre (aunque le queda más bien poco) y eso significa.... ¡Aniversario del blog! Son cuatro años, cuatro años son. Madre mía, y parece que fue ayer cuando comencé esta aventura... Una vez más, gracias a todos los que me leéis, a todos los que me seguís y a todos los que habéis acabado aquí sin proponéroslo. Cuenta como visita, así que me vale.

Sé que me repito más que el ajo, pero lo diré una vez más: me encanta escribir. No hay cosa que me relaje más y que me complete tanto como juntar letras y que algún despistado las lea. ¿Por qué digo esto? Porque es una garantía, una garantía de que a pesar de las rachas malas de sequía (como la presente) y de que la vida real se empeñe en enredarme no voy a parar, Las Crónicas de Lechu no van a parar. Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, que decía una profesora mía. 

Toca volver a coger velocidad de crucero. No hay mejor momento para hacerlo que en el comienzo del año 4.

Gracias por todo. A ti que lees. A Las Crónicas que existen.

viernes, 29 de julio de 2016

Musaigen no Phantom World

Fantasmas transparentes


Fantasmas a nosotros...

Cierto incidente relacionado con un virus afectó al cerebro de los humanos y cambió el mundo para siempre, confiriendo poderes a algunas personas y haciendo visibles a unos seres otrora considerados ficticios y conocidos como "fantasmas". Haruhiro Ichijou y Mai Kawamaki son dos estudiantes que han sido bendecidos con poderes y trabajan sellando a fantasmas revoltosos que perturban la paz de la ciudad.

No es un secreto que profeso una profunda admiración por Kyoto Animation. Me ha regalado algunas de mis series fetiche y otras que sencillamente son muy buenas. Tal vez por eso cada vez que el estudio anuncia un nuevo trabajo mis expectativas son máximas y cada reseña se convierte en un plebiscito sobre si esa vez estoy ante un buen o mal trabajo, si merece alabanzas o reproches.

Creo que nunca se debió hacer este anime, así de simple. La premisa es curiosa pero incapaz de capturar el interés del espectador, sus personajes no caen ni mal ni bien, son planos como ellos solos, carentes de personalidad y capacidad para echarse la serie a sus espaldas, el carácter autoconclusivo de los episodios ayuda más bien poco y los dos únicos relacionados entre sí, los últimos, resuelven la serie de manera rápida y tramposa amén de introducir el componente "harén" con vaselina. Para bien o para mal, la serie es intrascendente, nadie la recordará una vez vista, lo único que quedará es un profundo poso de decepción.

A pesar de todo, el estudio de Uji no pierde la ocasión para mostrar músculo visual. Modelos suaves y detallados con el inconfundible sello KyoAni y animación fluida y espectacular que da el do de pecho en las batallas. Ni siquiera se olvida de explotar a sus personajes femeninos de esa forma tan suya, puritana y a la vez descarada, sobre todo en los dos primeros episodios con el automagreo de Mai para invocar sus poderes o su participación en el baile del limbo, o los estiramientos de aquella y Reina. Después todo se vuelve más sutil pero esos momentos expuestos son tan evidentes en su intención que incluso llegan a enfadar.

Sinceramente no sé qué toca con Musaigen no Phantom World, en realidad creo que nada porque es una serie de transición, un entrenamiento para que los animadores no cayeran en la inactividad, un entretenimiento vacuo hasta la llegada de esto, y esto. KyoAni en busca de la redención. Una vez más.

De lo poco rescatable de la serie