viernes, 29 de julio de 2016

Musaigen no Phantom World

Fantasmas transparentes


Fantasmas a nosotros...

Cierto incidente relacionado con un virus afectó al cerebro de los humanos y cambió el mundo para siempre, confiriendo poderes a algunas personas y haciendo visibles a unos seres otrora considerados ficticios y conocidos como "fantasmas". Haruhiro Ichijou y Mai Kawamaki son dos estudiantes que han sido bendecidos con poderes y trabajan sellando a fantasmas revoltosos que perturban la paz de la ciudad.

No es un secreto que profeso una profunda admiración por Kyoto Animation. Me ha regalado algunas de mis series fetiche y otras que sencillamente son muy buenas. Tal vez por eso cada vez que el estudio anuncia un nuevo trabajo mis expectativas son máximas y cada reseña se convierte en un plebiscito sobre si esa vez estoy ante un buen o mal trabajo, si merece alabanzas o reproches.

Creo que nunca se debió hacer este anime, así de simple. La premisa es curiosa pero incapaz de capturar el interés del espectador, sus personajes no caen ni mal ni bien, son planos como ellos solos, carentes de personalidad y capacidad para echarse la serie a sus espaldas, el carácter autoconclusivo de los episodios ayuda más bien poco y los dos únicos relacionados entre sí, los últimos, resuelven la serie de manera rápida y tramposa amén de introducir el componente "harén" con vaselina. Para bien o para mal, la serie es intrascendente, nadie la recordará una vez vista, lo único que quedará es un profundo poso de decepción.

A pesar de todo, el estudio de Uji no pierde la ocasión para mostrar músculo visual. Modelos suaves y detallados con el inconfundible sello KyoAni y animación fluida y espectacular que da el do de pecho en las batallas. Ni siquiera se olvida de explotar a sus personajes femeninos de esa forma tan suya, puritana y a la vez descarada, sobre todo en los dos primeros episodios con el automagreo de Mai para invocar sus poderes o su participación en el baile del limbo, o los estiramientos de aquella y Reina. Después todo se vuelve más sutil pero esos momentos expuestos son tan evidentes en su intención que incluso llegan a enfadar.

Sinceramente no sé qué toca con Musaigen no Phantom World, en realidad creo que nada porque es una serie de transición, un entrenamiento para que los animadores no cayeran en la inactividad, un entretenimiento vacuo hasta la llegada de esto, y esto. KyoAni en busca de la redención. Una vez más.

De lo poco rescatable de la serie

martes, 26 de julio de 2016

Saga Geralt de Rivia V: Bautismo de Fuego

Quinta novela de la Saga del Brujo, una de las series fantásticas más disfrutables y olvidadas que conozco.

Geralt cura sus heridas en Brokilón antes de emprender un desesperado viaje acompañado de Jaskier y Milva -una medio dríada de excepcional habilidad con el arco- en busca de Ciri. Mientras, la Leoncilla de Cintra ha abrazado la vida del pillaje y el crimen bajo el nombre de Falka junto a un grupo de bandoleros. Por otro lado, un grupo de hechiceras de distinto origen urden una logia con el objetivo de influir en el destino del mundo una vez la guerra y la tensión acaben.

El horror de la guerra, escenificado en el pillaje, la epidemia y el absoluto desdén hacia la vida ajena se hacen patentes en esta novela. Geralt descubre en la amarga travesía en busca de su protegida que ya nada es lo que parece: seres otrora enemigos se convierten en inestimables compañeros de viaje, grupos carroñeros que se mueven entre campos de batalla desolados se convierten en personajes bondadosos consigo mismos y su entorno más cercano. El brujo también descubre que deshacerse de los demás para cumplir su penitencia es imposible y se verá rodeado de un heterogéneo y peculiar grupo que por una u otra razón caritativa o egoísta comparten el deseo de encontrar a Ciri. Una suerte de compañía del brujo de afilada conversación y extraña efectividad para afrontar los devenires del camino.

La formación de la logia de las hechiceras arroja luz sobre la genealogía de una Ciri prácticamente ausente durante todo el volumen, su importancia para los países en conflicto y para el mundo de la magia que este grupo de mujeres trata de salvaguardar y aislar de políticas y guerras. Estos capítulos son muy esclarecedores y didácticos, exponen las leyendas y los esfuerzos de los magos para con la Antigua Sangre que antes portaron Calanthe y Pavetta y que ahora corre por las venas de Ciri. Ya sea para su ingreso en una logia, para protegerla o para cercenar su vida, la chica de los cabellos cenicientos es la meta de todos.

No sé si me ha gustado más o menos que los anteriores libros, pero ha habido partes que me han encantado, como las demostraciones de elocuencia del enigmático Regis, la bondad de Zoltan Chivay y su grupo, o el minuto de gloria de Yennefer en la última reunión de la logia hechiceril. Debo insistir una vez más en que lo mejor sin ninguna duda de la narrativa de Sapkowsky son los diálogos, no importa que los interlocutores sean cultos o completos analfabetos, están llenos de brillantez y frescura, son fáciles de seguir y muy esclarecedores si se saben leer entre líneas.

Todo puede resumirse en el arrebato de rabia con el que Geralt manda a freír gárgaras su autoproclamada neutralidad y en la risotada amarga con la que termina el libro. Quién le iba a decir que acabaría llevando el apellido de Rivia con todas las de la ley.

jueves, 21 de julio de 2016

Kumamiko

En la cueva se está oscuro pero a gusto


Sufrir para nada

Machi quiere ir a un instituto en la ciudad, está harta de vivir en un pueblo dejado de la mano de dios lleno de gente mayor y en el que nunca pasa nada. El problema es que para irse necesita la aprobación de Natsu, el oso/dios que habla y actúa como un humano al que ha servido como sacerdotisa desde que era una niña. Además, su excesiva timidez y su nula adaptabilidad a las nuevas tecnologías juegan en su contra a la hora de cumplir su sueño.

Este anime no iba a pasar a la historia, eso lo tenía muy claro mientras veía -no sé muy bien por qué- los primeros once episodios. En general era una serie bastante regulera que no aportaba nada más allá de algún gag divertido del oso y la miko. Sobre esta, sobre Machi, todo lo que se puede decir es que no ha estado a la altura como protagonista, a pesar de ser la típica chica tímida y torpe que tan bien suele caer. Pero no es suya la culpa, sino por el ejercicio de tortura poco refinada a la que es sometida por guion y personajes. Uno pasa de la risa a la pena para llegar finalmente a la indignación. Pero cuando crees que nada peor pueden hacer a la pobre Machi...

Llega el último episodio.

No exagero si digo que ha sido el último episodio más torpe y desagradable de cuantos he visto en mucho tiempo. Empezando por el discurso dantesco sobre el sacrificio de Yoshio, esa despreciable imitación de ser humano que se dedica durante toda la serie a abusar de Machi de todas las maneras posibles, hasta el desafortunado mensaje final de la serie, con una Machi rendida y alienada, alentada por Natsu y el mencionado Yoshio a mantenerse escondida en su cueva alimentando su trauma en vez de enfrentarlo y superarlo. Un final por el que el autor del manga y varios miembros del staff del anime han renegado y hasta pedido disculpas ante las quejas de los aficionados.

No le recomiendo a nadie ver esta serie, ya no por la serie en sí, sino por ese final tan espantoso y poco ejemplificante. No merece la pena ver a una chica que anda y se cansa sin avanzar un milímetro.

Esa sensación tras ver el final...

lunes, 4 de julio de 2016

Flying Witch

La magia está en las cosas más insignificantes


Que no falte la escoba

Makoto es una despistada bruja de 15 años que se traslada junto a su gata Chito a la casa de unos parientes lejanos en Aomori para compaginar el instituto con su entrenamiento en las artes brujeriles. Aunque pueda parecer sorprendente, el día a día de una bruja es mucho más normal y común de lo imaginable.

Mis expectativas estaban por las nubes desde que se anunció este anime. Soy un lector irregular del manga (llevo bastante mal eso de leer en una pantalla, la edad no perdona) que disfruta muchísimo de un buen slice of life como este. Tenía la confianza y la fe en que si hacían las cosas bien se podría disfrutar de Makoto y cía el doble o el triple respecto al manga. Pues no han hecho las cosas bien, las han hecho extraordinariamente bien.

Flying Witch probablemente es el anime mejor planteado de la primavera, un derroche de elegancia y respeto por sí mismo digno de mención. La antítesis del panorama anime de la última década, lleno de excesos narrativos y fuegos de artificio visuales. Es del día a día de lo que se sirve, de mostrar lo extraordinario que puede ser un día corriente. Funciona muy bien gracias a unos personajes muy simpáticos de reacciones muy divertidas encabezados por una Makoto perfecta en su pachorra y despiste y -sobre todo- en una Chinatsu como fiel reflejo del espectador por su curiosidad y su felicidad anta cada descubrimiento. Su mirada, la mirada de un niño en definitiva, es la encargada de realizar esa fusión perfecta de los mundos real y mágico de la que hace gala la serie. La magia no es algo espectacular lleno de chispas y poses raras, sino algo que siempre ha estado ahí pero de lo que nunca nos habíamos dado cuenta.

Hay episodios mejores que otros, pero todos rayan a un nivel alto, prescindiendo a veces de la magia para recurrir a la naturaleza aprovechando el precioso paraje donde se desarrolla la trama, aunque los  dos episodios localizados en la cafetería son simplemente perfectos en ejecución y estilo, un ejemplo de cómo sacar lo mejor de los personajes y la ambientación. La puesta en escena es modélica en general, diseños equilibrados y fieles a la obra original con coloreado discreto y una animación suave y fluida la mayoría del tiempo, algún que otro modelado en 3D que no molesta demasiado al usarse sobre todo para animales. Muy de destacar la banda sonora llena de melodías simples y divertidas que acompañan muy bien los momentos de curiosidad o de sorpresa; la serie se apoya mucho en el sonido para mostrar al espectador qué debe sentir al ver la escena, termina de abrirle la boca o consigue que la risa se convierta en carcajada.

Flying Witch es de largo, bajo mi humilde opinión, el mejor anime de la temporada. No es ostentosa ni tiene momentos que quedan en la memoria, pero ha hecho de lo inusual algo cotidiano que no deja de sorprender a la vez que de lo cotidiano algo mágico que merece la pena atesorar y valorar. No es algo que se consiga todos los días.

La cafetería que todos queremos visitar

lunes, 30 de mayo de 2016

Ore Monogatari!!

El amor es ciego... Y a veces hasta justo


¡¡Nuestra historia!!

Takeo Gouda siempre está dispuesto a ayudar a aquel que lo necesite, pero su monstruoso aspecto provoca la desconfianza de la gente y que todos los parabienes vayan hacia su amigo de la infancia Sunakawa, el prototipo de chico ideal. Lo mismo pasa con las chicas, que se aprovechan de su amabilidad para acercarse a Sunakawa. Pero un día en el metro salvará de un acosador a una chica preciosa llamada Rinko Yamato y su vida amorosa dará un giro de 180 grados.

Antes de abordar este anime estaba extrañado. Extrañado porque este shôjo protagonizado por un chico tan poco común que ignora el canon de belleza japonés (delgadez, pelo relativamente largo, aspecto afeminado) estuviera tan bien considerado tanto por crítica como por público. Una vez comencé a ver la serie lo comprendí todo, Takeo tiene un carisma de un tamaño igual o mayor a sí mismo, se basta él solito para sostener la serie con su simpleza y genialidad. Es el mejor amigo que uno quisiera para sí, el mejor novio, el mejor hijo, el mejor hermano posible. Cualquiera que supera la barrera de su aspecto quiere estar cerca de él, necesita estar cerca de él. Es alguien de fiar, alguien que devuelve la fe en la humanidad hasta al más escéptico.

Y como Takeo es el pilar, el enorme pilar de la serie, esta no necesita nada más. Uno intuía un triángulo amoroso entre Takeo, Yamato y Sunakawa, pero nada de eso, la relación entre el fortachón y Yamato (una muñequita de porcelana, una Chihaya en miniatura de belleza exponencial) queda establecida en los primeros compases de la serie y nuestra misión es deleitarnos con el día a día de la pareja. Aparecerán terceras personas, malentendidos o dificultades, pero no hay ninguna duda de que lo van a superar con facilidad porque el objetivo de la serie no es ese, sino el de mostrar un amor puro, sin mácula, idealizado, bastante azucarado pero nada empalagoso.

Que la monotonía no se apodere de la serie se encarga un grupo de secundarios que aparecen y desaparecen en el pasar de los episodios. Sunakawa y su hermana mayor forman una especie de consejo de sabios que analiza y ayuda a resolver cualquier atisbo de crisis entre los protagonistas, cabe destacar la tranquilidad y sabiduría del chico para controlar los impulsos e ideas de bombero de Takeo; y hay dos chicas espectaculares, Saijou y Yukika, que deberían haberse convertido en habituales del grupo de amigos, especialmente Yukika, cuyo final precipitado de su arco me causó mucha tristeza. Hubiera preferido más calma y un final feliz a largo plazo.

Ore Monogatari!! es un anime imprescindible, muy resultón en lo visual, una serie de esas que te hacen sonreír y que a veces tanta falta nos hace. Un recordatorio de que el amor no llega hasta que uno lo llama con insistencia. Puede tardar un poco más de la cuenta pero llega. Vaya si llega.

¡Groar!