viernes, 1 de febrero de 2019

Silver Spoon #14: El Transpacífico nunca falla

Se echaba de menos el manga en el blog. Mucho más a nuestros granjeros favoritos.

Probablemente este sea el tomo más importante de Silver Spoon, pasan muchísimas cosas y muy importantes. Cierto es que Arakawa ha metido un ritmo alto a la serie una vez terminado el primer año de Bachillerato de Hachiken y compañía, pero esta vez ha cerrado varios frentes fundamentales de la historia, o al menos los ha dejado en el punto perfecto para cerrarlos en próximos capítulos.

Por supuesto, está retahíla de capítulos no decepciona y tiene un poco de todo lo que nos gusta: animales, exámenes de ingreso, comida a toneladas, trabajo a destajo, suegros a los que es mejor no enfadar, Okawa siendo el puto amo (como siempre)... Una pequeña delicia de lectura, con ese humor tan característico de la autora cuyo único antídoto es la risa a pierna suelta.

Y por supuestísimo, me vuelvo a poner pesado como en cada comentario de cada tomo que afronto: dad una oportunidad a este manga, en serio. Aprenderéis muchísimo, os reiréis lo que no está escrito y tendréis una pequeña joya adornando vuestras estanterías. Palabra de vuestro amigo Lechu, que solo quiere lo mejor para vosotros :)

Lo mejor: La parejita de lerdos; Okawa cada vez me parece mejor personaje;

Lo peor: La larga espera hasta la llegada del siguiente tomo :(

No hay comentarios:

Publicar un comentario