miércoles, 11 de noviembre de 2015

Akatsuki no Yona

Amanecer tardío


Yona del Amanecer

Yona es la hija mimada del emperador del reino de Kouka. Siempre ha estado acompañada de sirvientes, nunca ha atravesado los muros del castillo y solo vive por y para su primo Su-Won, del que está enamorada. Pero una inesperada traición desembocará en el asesinato de su padre y en la huida de palacio acompañada de Hak, amigo de la infancia y escolta personal. A partir de ahora deberá sobrevivir en un mundo que no conoce perseguida por aquellos que desean acabar con su vida y extinguir su linaje.

Pasó sin pena ni gloria durante su emisión, pero Akatsuki no Yona es un buen anime, un gran anime si se me apura. Si a uno no se lo dicen le costaría creer que es un shôjo porque la aventura es el epicentro de la serie, solo el humor tan característico del género y la visión tan romántica del amor podrían dar una pista de su condición. Ante todo es la historia de una chica que debe sobrevivir y empezar de cero después de perderlo todo en una noche. Es una de las grandes sorpresas de la serie: que su protagonista no es tonta. Puede ser inocentona, incluso infeliz, pero tiene personalidad y desparpajo, los cuales con el pasar de los episodios afloran con fuerza con la ayuda de los que la rodean. La Yona del primer capítulo y la del último son personas completamente distintas, y ver esa evolución es una delicia. El reflejo del espectador a la hora de disfrutar la transformación de la pelirroja es Hak, que le regala a ella y nosotros tanto momentos de gran tensión amorosa como otros bastante divertidos.

La historia como tal no es excesivamente original: la protagonista defenestrada y el fiel amigo de la infancia, la búsqueda del monje, las profecías, la búsqueda de los dragones, las leyendas... De alguna u otra manera hemos visto estos elementos en no pocas series no pocas veces. Pero la originalidad mal entendida provoca desastres y lo importante es contar bien la historia. En Akatsuki no Yona la historia es buena y está bien contada, sobre todo destaca el excelente ritmo. Lo único que a lo que se le puede poner un "pero" es a la banda sonora, bastante discreta, al igual que al apartado técnico, que se antoja muy escaso dada la calidad de la obra en sí.

Es una lástima que Akatsuki no Yona pasara tan de puntillas durante su emisión. Tal vez lastrada por estar animada por el tan denostado estudio Pierrot, solo el paso del tiempo y el boca a boca de los pocos que en su día disfrutamos de ella la pondrán (la están poniendo, lo noto) en el lugar que le pertenece.

Imposible no 'otapear' a estos dos <3

2 comentarios:

  1. Exacto, es un buen anime, y me consta que tiene su fandom. En el Salón del Manga muchos pedían su licencia y no la descarto en un futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es para nada descartable que algún día veamos el manga por aquí, es una historia muy sólida y entretenida.

      Eliminar