miércoles, 1 de abril de 2015

Shigatsu wa Kimi no Uso

Colorida sinfonía


Kôsei Arima es un genio del piano que desde la muerte de su madre es incapaz de oír las notas que él mismo toca. Un día de abril conocerá a Kaori Miyazono, una excéntrica y vital violinista que cambiará para siempre su manera de ver las cosas y lo arrastrará con uñas y dientes de vuelta al escenario.

La vida es sueño.

Shigatsu es una serie imperfecta y eso nadie lo puede discutir. Da tanta importancia a Kaori y su vertiente dramática que acaba por comerse otros aspectos que si se hubieran potenciado un poco la hubieran convertido en una obra maestra. No se aprovecha de unos personajes secundarios fantásticos listos para formar parte de eventuales triángulos amorosos que darían mucho juego. Nunca llega a hacer protagonista al aspecto musical de la serie, relegándolo a hilo conductor y nexo entre los protagonistas y sus tribulaciones. No explica ni bien ni consistentemente la rivalidad-amistad de Kôsei con Takesi y Emi. En definitiva, se recrea en Kôsei y Kaori, en sus respectivos dramas y en la relación que nace a partir de ellos.


"Tus manos están felices con solo tocar las mías".

Pero todas esas imperfecciones me encantan porque cuando hacen acto de presencia vienen seguidas de algo que las soluciona. Si el drama prueba a inundar la serie, ahí estará Tsubaki para lanzar a los demás cualquier objeto que tenga a su alcance, o Watari para dar una clase magistral sobre el corazón de las chicas. Cuando Kôsei parece que se va a hundir de verdad aparece una pequeñaja deslumbrante llamada Nagi que con su franqueza y frescura hace que los capítulos que protagoniza parezcan efímeros. Porque a pesar de todo el guion se saca de la manga magníficos momentos como el de Kôsei y Tsubaki sentados frente al piano en el instituto o el de Kôsei y Kaori bajo la nieve. Y ese final que la serie anticipa y el espectador augura amargo se convierte en algo dulce y tierno, un homenaje para sus personajes y para la vida. 


"¿Elegir la amistad antes que el amor? Menudo cliché".

Puede que el tiempo dedicado a la competición musical se haga corto para casi todos, pero la selección de composiciones escogidas es tan abrumadoramente acertada que parece que Mozart, Chopin o Kreisler compusieron dichos temas pensando en que algún día esta serie los usaría. Aparte, la banda sonora atesora calidez y magia, sobre todo con unos openings (sobre todo el primero interpretado por Goose House) y endings maravillosos. A todo esto se une un apartado técnico al que casi nada se le puede objetar, más allá de algún desliz en la animación que se compensa con unas ilustraciones en tonos pastel preciosas y un diseño de personajes con líneas suaves y colores vivos y alegres.

Está claro que Shigatsu wa Kimi no Uso es una melodía salida del violín de Kaori: pretenciosa, arrogante, ajena a la partitura y dependiente de los sentimientos de la violinista. Imperfecta. Pero es precisamente por eso por lo que a mí me parece genuinamente perfecta.

7 comentarios:

  1. ¡Hola Lechu!
    No paro de ver por todos lados gente recomendando este anime y yo aquí sin verlo. Voy a tener que verlo si o si. Me gusta mucho como has explicado que la serie de imperfecciones del anime lo hace perfecto. Me ha gustado mucho tu reseña ^^
    Besitos~

    ResponderEliminar
  2. ahhh ya se cual es, me lo recomendo mauwa diciendo que era el mejor que habia venido esta temporada, pero sinceramente, no me llama nada la atencion, los animes de música son los que menos miro, pero bueno, me alegro que haya gustado a la gente.

    ResponderEliminar
  3. @María UT Normal que todos lo recomendemos, es una preciosidad de serie. Me alegra mucho de que te haya gustado mi reseña :)

    @eri-san PONTE A VERLA AHORA MISMO. YA. VENGA. YA ESTÁS TARDANDO.

    ResponderEliminar
  4. Hace 4 días la empecé y voy por el episodio 10, de momento me está gustando, y no la veo tan dramática en exceso como dicen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no has llegado, Yer XD

      A mí no me parece dramática en exceso, sino que hay cositas a las que se le podrían haber dado más protagonismo en detrimento del drama.

      Eliminar
  5. Yo soy de los que la ponen no mal, pero si bastante por debajo de la opinión general.

    Me habría gustado que fuera más ligera, y que Kaori tuviera menos protagonismo. Entiendo más o menos la idea de la serie, pero me parece una "opera prima", demasiado ambiciosa, demasiado pretenciosa. Quiere ser buena todo el tiempo y eso para mi gusto juega en su contra, porque cuando se muestra más relajada es cuando mejor funciona... y el ejemplo lo has puesto en imágenes con el que me parece que es el mejor personaje de la serie: #teamNAGI XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Kaori no fuera la protagonista absoluta la serie no sería Shiwatsu. Puede verse como una fortaleza o una debilidad dependiendo de si Kaori te gusta o no: tanto el argumento como los personajes como el ritmo de la serie están supeditados a la violinista y a su destino. Ella participa directa o indirectamente en casi todas las tramas. Por eso Nagi, que en todo momento se mantiene ajena a Kaori y al tono general de la serie, es un personaje tan fresco y espontáneo, el mejor en definitiva.

      De todas maneras me sigue pareciendo una serie preciosa. Pero es maravilloso que haya a quien le guste menos o directamente no le guste. Si todos pensáramos lo mismo sería muy aburrido.

      Lo del #teamNAGI está marcando tendencia XD Apúntame a mí también, esa enana me tiene cautivado y estoy deseando verla en el manga.

      Eliminar