miércoles, 8 de abril de 2015

Gekkan Shôjo Nozaki-kun

Un shôjo también puede "pasar" del amor



En cada género existen una serie de estándares, normas, o clichés, unas normas no escritas que en mayor o menor medida los autores cumplen y los espectadores/lectores esperan y aceptan. Pero si a uno le hablan de un shôjo en el que el amor no es la columna vertebral no puede evitar hacer una mueca de extrañeza.

¿Quiere decir eso que en Gekkan Shôjo Nozaki-kun no hay amor? Para nada. El caso es que todos los personajes de la serie (sobre todo las chicas, que en este caso son las encargadas de dar siempre el primer paso) están enamorados, pero son tan idiotas que son incapaces de darse cuenta de ese amor que reciben, y todo se transforma en un hilarante y divertido malentendido. El hecho de reírse del género, parodiándolo constantemente y aplicando sus reglas a la vida real da frescura y consigue sacar una carcajada continua.

Sin duda el gran valor de la serie son sus personajes. Por su antes citada idiotez y porque desde el minuto uno, por una u otra razón, caen condenadamente bien. No deja de sorprender que Nozaki-kun, tan lerdo para los temas amorosos, sea un mangaka shôjo de éxito; o los acercamientos de Yuzuki (con el tacto de un tractor) hacia un Wakamatsu siempre a la defensiva cual tímida damisela; o a Hori harto de los devaneos donjuanescos de una Kashima que no sabe qué hacer para captar su atención. Y entre todos ellos nuestra Chiyo Sakura, la adorabilidad hecha personaje, arquetipo de chica estándar shôjero y la más cuerda entre esta banda de locos. Las respectivas relaciones que se intuyen tienen perspectiva cero de avanzar, pero no es esa la misión de la serie, sino enredar, sorprender y reírse con las reacciones de los personajes ante situaciones más o menos románticas que nunca sabrán entender.

En definitiva, una de las series más refrescantes y divertidas del año pasado. Muy cuidada técnicamente hablando, de muy buen ritmo e hilarante como pocas. Una parodia harto inteligente del género muy gratificante de ver.

¿De verdad queréis preguntar el por qué? XD

8 comentarios:

  1. jaja que buena la imagen xDD me ha parecido interesante la verdad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese capítulo Sakura tuvo que soportar mucho. Ese fue el colofón XD

      Eliminar
  2. Sin lugar a dudas, una de las series del año pasado, y una de las comedias de los últimos.

    Alguno que otro de los primeros episodios no funcionaba tan bien cuando se limitaba a presentar a un personaje, pero cuando todo el grupo esta reunido y se dedican a reinterpretar los tópicos de la forma más absurda... es desternillante.

    Chiyo es adorable hasta decir basta, y la pareja que hace con el obtuso de Nozaki es memorable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, al presentar a los personajes y dedicarles gran parte del capítulo el ritmo se resentía un poco, pero no mucho, yo recuerdo llorar de la risa con el primer capítulo en el que aparecía Seo.

      El caso es que Chiyo es adorabilísima (me acabo de inventar la palabra XD) pero no resulta empalagosa; eso es un logro y se agradece.

      Eliminar
  3. Comento solo para decir lo fan que soy de la imágen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XD Esta serie da para una carpeta de capturas entre caretos y momentos random como ese.

      Eliminar
  4. Uno de los mejores animes del año pasado. Brutal. Con ese final que... que... bueno, yo hubiera matado al creador de este anime/manga/lo que sea si lo hubiera tenido al lado. O SEA, NO. PERROS.

    El caso, me encantaría una continuación. Este tipo de anime siempre sabe a poco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué esperabas del final, si Nozaki es un jode-romances XD

      Yo también quiero una continuación, pero no sé si vendió lo suficientemente bien...

      Eliminar