viernes, 11 de julio de 2014

El estreno y la confirmación

Algo está cambiando en nuestro mercado de un tiempo a esta parte. Estamos madurando como lectores, estamos comenzando a apreciar obras más adultas, tomos únicos o series de pocos volúmenes que tienen el objetivo de provocar sensaciones más allá del puro entretenimiento. Lo más curioso es que son las editoriales más pequeñas las que han visto este cambio, las que se están atreviendo a explorar títulos de géneros atípicos y de poco tirón en España. Las "grandes" van un poco más a remolque, centradas en afianzar su clientela con obras más genéricas y a rapiñar el éxito que consiguen editoriales con mucho más que perder (ahí está el caso de Solanin).

El comienzo de este verano ha traído el nacimiento de Tomodomo, una nueva editorial de loables intenciones: traer éxitos de crítica y público del mercado japones, de pocos tomos, de géneros ausentes o poco explorados por el resto de editoriales. La venida de esta editorial supone la vuelta del Boys Love o Shônen-ai con Seven Days y En la misma clase. No conozco las licencias porque no me interesa el género, pero ha habido aceptación en las redes sociales y ojalá se refleje en las ventas. Para confirmar que tienen a las chicas en el punto de mira también han adquirido Natsuyuki Rendezvous, o Nieve de Verano como va a ser conocida aquí, un josei de bastante éxito y con una historia bastante interesante. A este sí que le voy a echar un ojo.


En el lado opuesto Milky Way, sigue su camino de traernos el seinen que nadie más se atreve. Tres licencias muy distintas entre sí, desde el slice of life de Kami-sama ga Uso o Tsuku (Los Dioses Mienten) hasta el terror de Hideout pasando por la magia serena de Suiiki. Tres obras de tres autores consagrados, dos tomos únicos y una serie de dos tomos a un precio de risa, cuando lo normal es explayarse con los tomos únicos y ponerlos un par de euros o tres más caros. Milky Way tiene eso, licencia series que sirven para adentrarse en un género que en principio nunca comprarías; en mi caso, no soy fan del terror y me llama muchísimo Hideout, Mushi-shi está entre mis asignaturas pendientes y estoy deseando hincar el diente a Suiiki... Lo dicho, saben enganchar a la gente. 


El otro mensaje que se desprende de estas licencias de la editorial asturiana es el inicio de relaciones con una editorial tan importante con Kodansha; conseguir la confianza de las editoriales niponas punteras supone un espaldarazo en ventas y facilidad para negociar nuevas licencias. Por cierto, Koe no Katachi es de Kodansha, ¡ejem, ejem! Sé que no es un seinen pero por temática le pega mucho a la línea editorial y no van a ser más de siete u ocho tomos... Yo lo dejo ahí.

4 comentarios:

  1. Pues a mí me parece muy bien que se esté empezando a traer cosas distintas lo curioso, es que sea de la mano de editoriales con poca andadura en nuestro país. Creo que han estado acertados en traer obras no sólo ya diferentes sino de pocos tomos lo que hace que gente que no tenía pensado comprarla diga "ah bueno, es sólo un tomo le voy a dar una oportunidad". Ahora falta ver cómo responde la gente y cómo continuaran estas editoriales. Por mi parte caerán varias de estas licencias ^^
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. A mí me gusta eso de que innoven y traigan nuevos géneros xD
    Y le daré algunas oportunidades a estos géneros nuevos.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Pienso pillarme algunos, además de que el otro día los vi ya en la tienda a la que suelo ir y se me pusieron los ojos como platos haciendo chiribitas (lástima que no llevase un euro XD)

    ResponderEliminar
  4. me parece estupendo que traigan cosas nuevas. lo que esspero es que traigan algun manga yuri, que no encontramos muchos xD

    ResponderEliminar