viernes, 11 de abril de 2014

Kill la Kill

Tela contra piel



El gran objetivo de un anime, aparte del evidente de contar una historia, siempre ha sido el de entretener. En los últimos tiempos ese objetivo ha sido malinterpretado con series sin nada que rascar repletas de fan service en forma de personajes atractivos pero planos y de historias que pretenden ser grandilocuentes pero que a la larga solo engañan al espectador y lo toma por tonto. En su primera gran producción Trigger, estudio nacido de la escisión de antiguos trabajadores de Gainax, ha recuperado la verdadera esencia del entretenimiento del mejor anime noventero con una serie tan simple como brillante.

Muchos pensarán que Kill la Kill es la heredera espiritual de Tengen Toppa Gurren Lagann y no les faltarán razones para creerlo: comparten diseño, concepción, ideas y recursos humanos. Sin embargo, yo la veo como una hermana díscola, caprichosa, exagerada, que hace lo que quiere sin importarle el 'qué dirán'. Su único objetivo es divertir y divertirse, y hará todo cuanto esté en su mano para conseguirlo. Aunque TTGL partía de la misma premisa de diversión sin límites, era orgullosa y tenía un mensaje, un punto de seriedad que aportaba el torrente de sentimientos que la acompañaba.

Cabeza VS Corazón

La acción nos sitúa en el Instituto Honnoji, gobernado con mano de hierro por la presidenta del Consejo Estudiantil Satsuki Kiyurin gracias a los uniformes Goku, ropa imbuida de fibra de vida que otorga poderes especiales a aquellos que los visten. La encargada de poner en jaque la estabilidad del instituto y por tanto de la ciudad -la posesión o no de un uniforme Goku determina la clase social de la familia del estudiante en cuestión- será Ryuko Matoi, una estudiante transferida que porta como espada la mitad de unas tijeras gigantes, viste un uniforme de marinera parlante al que llama Senketsu, "sangre fresca", e intenta descubrir la verdad sobre el asesinato de su padre, Issin Matoi.

Kill la Kill es simple, loca y exagerada. Conforme avanza se hace evidente el final del trayecto; sin embargo es imposible dilucidar el cómo por su ritmo frenético y los continuos pero inteligentes giros de guion. Uno se siente abrumado y satisfecho ante la cantidad de cosas que ocurren cada minuto, que no dan descanso al espectador y consiguen que la serie suba cada vez más hasta una apoteósica recta final con un enfrentamiento entre piel y ropa llena de guiños a su hermana mayor TTGL. 

¡A~leluya!

Pero la historia no es más que una excusa para el lucimiento de un elenco de personajes repleto de carisma. Ryuko y Satsuki, protagonista y antagonista respectivamente, son las dos caras de una misma moneda. Ryuko representa la pasión, la rebeldía, la improvisación, la fuerza bruta; Satsuki el orden, la sumisión, el liderazgo, el plan elaborado. Ambas féminas están arropadas por un grupo de secundarios variopinto que van desde los cuatro adláteres de la presidenta, portadores de uniformes Goku de tres estrellas, hasta el profesor Mikisugi, con una alarmante tendencia a perder la ropa entre poses dignas de un exhibicionista pasando por Harime Nui y Ragyo, malas malísimas de la serie. Y luego está Mako. La que se hace amiga de Ryuko en el primer capítulo, la que la acoge sin dudarlo en su casa, la de los monólogos imposibles. Mako es la viva imagen de la serie en sí, la locura más deliciosa hecha personaje, imprescindible para rebajar la en ocasiones furia incontenible de Ryuko y para sacar las mayores carcajadas de la serie.

El diseño de los personajes se presta a la aparición de escenas fan service con algún que otro chiste físico, desnudos, fugaces visiones de braguitas y los trajes de combate imposibles que cubren lo justo para provocar al espectador. No obstante, esas escenas se funden tanto con el carácter paródico de la serie que no molestan ni sobran; el pasar de los capítulos hacen olvidar ese exceso de piel desnuda, añadiendo una pizca de censura cuando toca.

Simplemente Mako XD

Ese carácter paródico mencionado influye de manera notable en una animación que se aprovecha de tal característica para hacer alguna trampa y ahorrar algo de trabajo para los animadores durante ciertas escenas y combates, lo cual no significa que no esté cuidada en ese aspecto. Los escenarios son desmesuradamente grandes y llenos de líneas rectas, la paleta de colores destila cierto aire retro y en muchas ocasiones se utilizan ángulos de cámara que acrecientan esa sensación de monstruosidad. La música supone un acompañamiento perfecto y variado; piezas simples de piano, ritmos celtas combinados con temas orquestales, canciones sencillas a voz y guitarra; todos girando alrededor de un magnífico tema central, Don't Lose your Way y canciones para los opening y ending apropiados y pegadizos.

Y así, sin grandes pretensiones, es como nacen las obras inmortales y que no dejan indiferente a nadie. Kill la Kill se ha convertido en la adalid de la más pura y genuina diversión, en una serie necesaria para los novatos y en un regreso para los más veteranos del mejor anime de siempre. Una locura imprescindible.


8 comentarios:

  1. Gran reseña, mejor anime.

    ResponderEliminar
  2. Me estáis picando todos con este anime. Qué ganas de verlo xDDD

    ResponderEliminar
  3. Animes, animes everywhere. Dios, estoy viendo tantos animes por todos los blogs :/
    Ya no sé ni donde apuntarlos :S

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. @Anónimo Es evidente, yo no puedo crear genialidades como este anime

    @RhapsodyRed Mejor que veas esta a que veas Free! (sin ofender a las fans de Free! XD)

    Bego :) Si vieras mi lista de animes por ver de mi MAL...

    ResponderEliminar
  5. Me pongo un sombrero y me lo quito por la gran reseña que has hecho, como siempre. No sé qué tienen tus reseñas, pero cuando empiezas a leerlas, tus palabras te abstraen del mundo, son geniales, de verdad :) Con otras reseñas cuando voy por la mitad me aburro, pero con las tuyas siempre llego al final y pienso: "ya se ha acabado, no, yo quiero leer más ;_____;" Sin spoiler, pero más xD

    No he visto éste anime por falta de tiempo, pero sí he oído buenas críticas y muchas comparativas con TTGL. Todo ello ha hecho que tuviese muchas ganas de verla y tu "genialosísima" reseña solo ha hecho acrecentar las ganas >/////< Espero tener tiempo en verano para verla, antes me será imposible, pero después de leer tu reseña no la puedo dejar escapar :) Además, el tema de que sea una serie locuela, con personajes peculiares... estoy segura de que me va a encantar :)

    ¡Un abrazo y estupendísima reseña! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, no es para tanto... Muchísimas gracias, de verdad. Tú que eres una fan de Tengen Toppa le vas a sacar mucho provecho a esta serie. Es lo que un anime debe ser: diversión, diversión y más diversión.

      Eliminar
  6. Me haa gustado muchooo tu reseña desde que se estreno esta seriee la tengo APUNTADA, pero como siempre la falta de tiempooo es la que me lo impideeeeeee;( pero tarde o temprano me la acabare viendo si o si.
    Por cierto aqui tienes una nueva lectoraaaaaaa.
    Un abrazoote!!
    Nos estamos leyendoo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no se te ocurra perdértela, es pura diversión en vena.

      Eres bienvenida, querida nueva lectora ;) Ahora el blog está inmerso en la Semana Animesca; cada día una nueva reseña anime, así que te vas a hinchar a leer si quieres.

      Eliminar