viernes, 18 de abril de 2014

Inari, Konkon, Koi Iroha

La amistad, divino poder


A veces, no es necesario que el autor recurra a su imaginación para contar una buena historia. Basta con que busque entre sus recuerdos o simplemente se asome a la ventana y observe el discurrir de la gente por la calle para encontrar mil y una historias interesantes tras cada rostro. Si a eso le añade unas gotas de tradición y magia conseguirá que el espectador empatice con los personajes y sienta la historia un poco suya.

¡Inari! ¡Konkon!

Inari Fushimi es una chica bajita y torpe que no destaca en nada y que está enamorada de su compañero de clase Tanbabashi, aunque es incapaz de confesarse. Un día, de camino al instituto mientras tomaba un atajo a través del templo de al lado de su casa, el Fushimi Inari-taisha (se llama igual que ella) salva a una especie de zorro que está a punto de ser llevado por la corriente del río. El zorro resulta ser un familiar de la diosa Uka, residente del templo; esta, conmovida por la amabilidad de Inari y como muestra de agradecimiento, decide conceder el deseo más anhelado de la chica.

Inari Konkon no es una serie de grandes pretensiones; de hecho solo tiene una: que al final de cada capítulo tengas una sonrisa de oreja a oreja. Y bien que lo consigue con buenas dosis de cotidianidad y humor. El día a día de Inari en el instituto, su relación diaria con sus amigas y la diosa Uka, el progresivo descubrimiento del Plano Celestial, las costumbres de los dioses y los mismos dioses con la voluble y pasota Amaterasu a la cabeza. Todo ello forman el leitmotiv de la serie. En definitiva, es la historia de la amistad sincera entre dos personas que pertenecen a mundos diferentes pero que comparten inseguridades y el deseo de compartir sus vidas con gente que las escuche y comprenda.

Las diosas también tienen aficiones profanas

Curiosamente, ese deseo es más acentuado en la deidad que en la humana; la diosa Uka pertenece a la alta casta de los dioses y acaba huyendo al mundo humano harta de reuniones matrimoniales y un hermano mayor que la acosa día y noche. Fascinada por los juegos otome y los humanos, observa e estos con interés, e Inari es una de las que más cariño le despierta. La ha visto crecer a través de las múltiples visitas de la chica al templo, incluso cuando se refugiaba en él en un momento de tristeza. También está Touka, el hermano mayor de Inari, que puede ver a los seres espirituales y con el que la diosa Uka tendrá momentos de gran tensión sentimental a la vez que los mejores gags de humor de la serie, pues se complementan perfectamente. Siguiendo con el tema del humor, que hay mucho y del bueno, es imposible no acordarse de Toshi, el ya mencionado hermano mayor de Uka, cuyos continuos acosos y peleas con Inari siempre consiguen sacarte una buena risotada.

Siento una presencia XD Vaya par de tortolitos

Al ser una serie más bien corta y con un argumento sosegado, el diseño de los personajes es muy detallado y preciosista y no se sacrifican líneas en detrimento de una mejora en la animación. No obstante, en los últimos capítulos se hace uso de CGIs muy poco trabajados que desentonan con el resto de la serie. Aun así, es una serie muy apreciable visualmente hablando y no se le puede poner tacha alguna. Es de destacar la recreación del Plano Celestial, hogar de los dioses, a modo de una lienzo colorido y en movimiento, lleno de edificios de estilo tradicional. A tono con el regusto clásico japonés que destila la serie, la música de la serie es suave y melódica, llena de matices de la música folclórica nipona.

Así, Inari, Konkon, Koi Iroha es una serie muy sencilla y encantadora que hace uso de la basta mitología japonesa y sintoísta como tantas otras pero desde una perspectiva más mundana y sosegada que nos permite soñar e imaginar un mundo más mágico lleno de tradición, pero también de fidelidad y amistad sin reservas por encima de reglas arcaicas y estatus divinos.

Me encantan los yukatas :3~

2 comentarios:

  1. Es una pena que haya sido un anime que ha pasado tan desapercibido... porque a mí también me encantó muchísimo. E incluso me quedé con ganas de más con ese final que, a pesar de estar muy bien, me dejó algo... incompleta. Me ha faltado más profundidad en las relaciones de Uka y Touka o de Tambabashi e Inari, por ejemplo djsaflñkjsdflñajkdsf

    Pero me encantó el anime ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es una serie muy cortita y el final es agridulce. De todas maneras, aún queda una OVA que saldrá en junio. La cuestión es pasarse al manga; supongo que esas partes que han quedado sin desarrollar en el anime sí lo estarán en el manga.

      Eliminar