lunes, 24 de marzo de 2014

Full Metal Panic!

Acción cómica


Lo poco que he explorado el género mecha siempre me ha dejado satisfecho. Aun me quedan varias franquicias preponderantes por ver y admirar como Gundam, pero en este comienzo de 2014 he podido tachar una de ellas de mi lista, la popular Full Metal Panic!

Sousuke Sagara es un joven mercenario y piloto de Arm Slave enrolado en Mithril, una compañía militar que neutraliza amenazas terroristas y media en conflictos armados de todo el globo. También localizan y protegen a los whispered, personas con conocimiento innato de Black Technology, capaz de dejar el armamento nuclear a la altura del betún. Kaname Chidori, una alumna de instituto que desconoce su condición de whispered se encuentra en el punto de mira de diversas organizaciones militares y terroristas con la intención de obtener dicha tecnología para sus propios propósitos. Sousuke deberá infiltrarse en el instituto de la chica como estudiante transferido y protegerla sin que ella se entere; el problema seré que su adaptación a la vida civil está muy lejos de ser perfecta.

Paciencia infinita la de Kaname :D

Como se puede deducir de la sinopsis, la trama es sencilla y directa mas no exenta de calidad. No pretende tomar por tonto al espectador con situaciones complejas y frases grandilocuentes, pero tampoco el torrente de acción que nos regala está exento de razón y lógica. Las cosas no pasan porque sí, pero los giros de guión están bien pensados y aportan sorpresa y un desconcierto sano que despierta el interés en su visionado.

La principal característica de esta serie es su división en dos partes bien diferenciadas: una más enfocada a la acción, donde AS equipados con tecnología futurista fuera del alcance de la mayoría de organizaciones gubernamentales mundiales y armamento militar más real conviven en el campo de batalla en combates emocionantes y bien planeados; la otra parte, más cómica, se centra en la protección de Kaname y la nula adaptación de Sousuke al ambiente civil libre de amenazas y de enemigos, que dan pie a situaciones muy divertidas donde la pobre Kaname tiene que lidiar con las ocurrencias de Sousuke a base de regaños e impecables golpes con su harisen. No obstante, esas partes tan contrapuestas se comportan como un yin y un yang, confluyendo y mezclándose entre sí para no romper el ritmo de la serie.

Un ceño fruncido adorable :3 Teletha, todo carácter cunado se lo propone.

Un pilar fundamental en la serie son sus personajes y sus relaciones entre ellos. Por un lado tenemos a Sousuke y Kaname, que se compenetran al instante tanto en la vida estudiantil como en los momentos de acción. Por otro tenemos a los miembros de Mithril, desde el escalafón más bajo como el locuaz Kurz y la altiva Melissa hasta Teletha Testarossa, la capitana y diseñadora del Tuatha de Dannan, el impresionante submarino que sirve como base de operaciones de Mithril, que de manera progresiva (y para el bien de la serie) cobrará protagonismo y será decisiva para el desenlace de la serie, amén de que completará un triángulo amoroso bastante curioso y divertido de ver por la inopia de uno de sus vértices.

Centrándome en su condición de serie de mechas, es necesario destacar el diseño y concepto de los Arm Slaves, que a pesar de su clara condición de arma de ciencia-ficción, tienen un componente de realidad muy acusado respecto a los robots antropomorfos de otras series. El diseño de su cockpit, estrecho y repleto de pantallas y mandos, la profundidad de la información que se da con el pasar de los capítulos a lo largo de la serie, la supuesta formación y entrenamientos necesarios para poder pilotar uno de estos artilugios -reflejados en un grandísimo capítulo con Tessa como protagonista- dotan a los AS de una factibilidad de ser desarrollados en la realidad nunca vista. Solo un elemento de estos, el Lambda Driver, queda fuera del alcance de la realidad, pero queda perfectamente explicado con la teoría de los whispered y acotado con su acceso solo para determinados AS y pilotos.

Arbalest, otro gran protagonista de la serie

La producción y trabajo del estudio Gonzo puede resumirse en buena sin presumir. Solo la extensión de la serie hace que los esfuerzos en animación no fueran mayores; tampoco ayuda la comparación con sus secuelas de la mano de Kyoto Animation, mucho más cuidadas en ese aspecto. No obstante, el apartado técnico de la serie está por encima de la media y no se aprecia ningún bajón en ninguno de los 24 capítulos que componen la serie.

En resumen, una adaptación a la altura de la serie de novelas ligeras de la que proviene, que aprovecha la simpleza y efectividad de estas para dar a luz un producto muy apreciable tanto para amantes de los mechas como para amantes de la comedia estudiantil más desenfadada.

9 comentarios:

  1. Uffff... Muy buena tiene que ser para que yo le de una oportunidad al género mechas :/

    ResponderEliminar
  2. Buff el mecha no lo soporto.. Jajaja pero los.dibujos son buenos xd

    ResponderEliminar
  3. No creo que este sea mi tipo de anime pero nunca diré nunca, quizás algún día lejano tenga que verlo por alguna razón xD
    Muy buen post :D

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. @RhapsodyRed @eri-san ¡Herejes! Si no la veis arderéis en las llamas del infierno que queman sin consumir aquella parte del cuerpo con la que más hayáis pecadooooo...

    No ya en serio XD Aunque sea de mechas, no es algo preponderante, hay comedia estudiantil, hay un trama de conspiraciones militares, hay buenos personajes... No se pierde nada por darle una oportunidad. Pero comprendo que si no os gusta la temática os tire para atrás, yo también tengo género que me resultan imposible de ver.

    @Bego :) Ese es el espíritu. Pero que ese día sea cercano ;)

    ResponderEliminar
  5. A mi el mecha no me gusta pero hay que decir que este anime es archiconocido y lo tengo en pendientes desde hace mucho, ya que todo el mundo dice que es muy bueno ^^
    A ver si un día de estos le doy una oportunidad
    Saludos :*

    ResponderEliminar
  6. @Mauwa san No creo que te arrepientas :)

    ¿¡Pero qué os pasa a todos mis lectores habituales que no os gustan los mechas!? Ains... XDDDD

    ResponderEliminar
  7. Quizás un pelín larga de más, se nota que hay algún que otro episodio de relleno (aunque también es lógico en una temporada de presentación).
    Particularmente second raid me parece de los mejores animes que he tenido el placer de ver, pero esta... no la desmerece. Alterna bien acción y comedia, y quitando que la producción de Gonzo es un pelín genérica, es una serie muy disfrutable protagonizada por unos personajes increiblemente carismáticos.

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja Bueno, Code Geass me encantó y tiene mecha, pero lo que a mi me gustan más son los seinen <3
    Y la serie que colgaste hoy, al tener que ver con Full Metal Panic primero me veré esta, eso si algún día de estos vuelvo a tener tiempo libre con tanto estudio jeje :P
    Buenas reseñas, ¡Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. @eter Suscribo tus palabras al 100%. Es una serie que se tiene que ver te guste el género o no.

    @Mauwa san Todavía tengo pendiente Code Geass pero por lo que he oído el tema de los mechas ahí está muy descafeinado en favor de otros más estilo CLAMP.

    ResponderEliminar