viernes, 15 de noviembre de 2013

Canción de Hielo y Fuego I: Juego de Tronos

Primera entrega de la que probablemente sea la saga de libros más popular del momento, que nos lleva a un mundo ficticio de ambientación medieval. Eddard Stark, Señor de Invernalia y Guardián del Norte recibe la visita de su amigo Robert, Rey de Poniente, el cual le otorga el título de Mano y lo arrastra a la corte en Desembarco del Rey, donde las conspiraciones, la traición y la deslealtad acechan en cada rincón. El hijo bastardo de Ned, Jon Nieve, partirá hacia el Muro, una imponente construcción de hielo de 300 millas de longitud y 700 pies de altura, para integrarse en las filas de la Guardia de la Noche, fundada hace 8000 años para salvaguardar los reinos de los hombres de los salvajes y los espectros. Mientras tanto, Viserys Targaryen, legítimo dueño del Trono de Hierro, exiliado y ansioso por recuperar el legado de sus antepasados, concierta el matrimonio de su hermana Daenerys con Drogo, un khal dothraki, con el objetivo de obtener espadas para su causa.

Me esperaba algo muy diferente, una novela de fantasía del estilo de Tolkien. Lo que me he encontrado es una novela actual, de lenguaje fácil y familiar, y sobre todo adulta. Muy adulta. La muerte y el sexo se recrean de manera cruda y explícita; a muchos les gustará y a otros no. En muchas ocasiones muestra lo peor de las personas, capaces de auténticas monstruosidades por una gota más de poder. Las virtudes aclamadas por los señores de alta raigambre como la lealtad, la justicia y el honor son solo volutas de humo en un mundo cruel y despiadado en el que comes o eres comido. El reflejo de este mundo es Desembarco del Rey, una ciudad corrompida, sucia y llena de personajes inquietantes y retorcidos como Varys y Meñique. Otro elemento diferenciador del resto de novelas del género es que la magia no está desapareciendo, todo lo contrario, está volviendo tras mil años de letargo con toda su fuerza a través magos, sacerdotes, espectros...

La estructura de la novela también me sorprendió. Aunque se podría decir que Eddard Stark es el protagonista por el que a través de sus ojos aprendemos el funcionamiento de los siete reinos que componen Poniente, la historia nos es contada desde el punto de vista de varios personajes, abarcando de esa manera varios frentes: Eddard y sus hijas Sansa y Arya, diferentes maneras de ver la corte; Catelyn, su esposa, y Tyrion, parte del "enemigo", recorriendo el camino Real; Bran, uno de los hijos de Ned, en Invernalia; Jon, vigilando el Muro; y Daenerys, al otro lado del mar Angosto, recorriendo el mar dothraki. La edad, sexo, procedencia y experiencia vital de los nombrados marcarán el tono del capítulo, cada uno con pensamientos y lenguaje diametralmente opuestos.

Me ha encantado, hacía tiempo que no volvía a la novela fantástica y su lectura me ha absorbido como pocos libros lo han conseguido. Y eso a pesar de un final inesperado, descolocador, que seguro enfadó a más de uno. Es la fortaleza y a la vez debilidad de esta serie: que ningún personaje está a salvo de las huesudas manos de la parca. Lees con el miedo constante de que tu personaje favorito perezca o sufra un revés que lo deje expuesto a sus enemigos. Cualquiera puede ser amigo o enemigo, cualquier laborioso e intrincado plan puede quedar hecho trizas en un abrir y cerrar de ojos; y es que cuando se juega al juego de tronos, o ganas, o mueres. No sirve de nada barruntar qué va a pasar a continuación, porque te vas a equivocar. Seguro.

En fin, un pedazo de novela. Un comienzo espectacular para una saga que está marcando a millones de lectores de todo el mundo.

Me gusta: la ambientación, que haya tantos puntos de vista tan dispares.

No me gusta: que abuse de la muerte de personajes para que la historia avance.

7 comentarios:

  1. Patada al diccionario que enmiendo: "echo trizas" por "hecho trizas". Perdón por el retraso y gracias a mi 'ortonazi' favorito por la observación ^_^

    ResponderEliminar
  2. Justo ahora mismo estoy por la mitad de este libro. Me está gustando mucho. Me gusta lo que cuenta, pero a diferencia de a ti, a mí no me gusta su estilo narrativo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las opiniones son como los culos, cada uno tiene el suyo :P

      ¿El qué no te gusta exactamente? ¿El hecho de que la historia se siga desde tantos puntos de vista?

      Eliminar
    2. Eso es lo que me gusta, lo que no es que es excesivamente descriptivo y a veces, desagradable

      Eliminar
    3. Respecto a lo desagradable de algunas situaciones nada que decir, es cierto que a veces dan ganas de estampar el libro contra la pared de las cosas que cuenta. En cuanto a lo otro... Tolkien se tiraba como 20 páginas para describir un paisaje, así que Martin me parece hasta breve.

      Eliminar
  3. Ya leí hace tiempo el libro :3 Yo ahora mismo estoy por la mitad del 2º (lamentablemente paralizado desde hace bastante por tantisimo trabajo T-T) pero es una saga increible, es como dices muy adulta. Y es muy simple a la hora de leerla por su lenguaje, a mi me encanta Tolkien pero reconozco que a veces su estilo es excesivamente complejo y descriptivo (cosa que veo como parte de su encanto a la hora de crear, en el más amplio sentido de la palabra, un mundo entero) xD
    El problema es la inmensa cantidad de muertes xD Pero eso sí, a este hombre se le da muy bien dar giros muy inesperados ¿Has leído más libros o solo este? Ya verás xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tolkien es denso pero maravilloso, tiene un sentido más romántico de las cosas. Martin tiene una visión más realista y viciada, más humana en el mal sentido de la palabra, por decirlo de alguna manera.

      De hecho me he leído los cinco :P Poco a poco iré publicando los comentarios del resto de novelas, así que no pierdas de vista el blog ;)

      Eliminar