jueves, 25 de julio de 2013

Nausicaä del "vale" del "ciento"

"El manga es para ricos", Planeta dixit

Cada año el Salón del Manga de Barcelona es el escenario elegido por editoriales y productoras para presentar sus mejores adquisiciones de manga y/o anime, amén de publicar grandes novedades anunciadas en los últimos y agónicos días del verano. Es el momento adecuado para ilusionar a clientes y clientas, que acuden a salón cosplayeados y con el dinero quemando en sus bolsillos. Una de esas editoriales es Planeta, que mostró todo su poderío con obras como Fénix, Regreso al Mar, Toriko, One Piece... Y la obra que nos ocupa, Nausicaä del Valle del Viento.

Nausicaä es un manga de Hayao Miyazaki, el famoso director de Ghibli, creado en 1984. Ambientada en un futuro apocalíptico en el que la excesiva industrialización acaba por contaminar al planeta y sus mares, esta serie sirvió de inspiración en 1984 para la película de igual nombre dirigida por el mismo Miyazaki. Planeta publicó allá por los noventa una edición simple del manga descatalogada hace mucho tiempo; por ello, el anuncio de una edición integral de la misma serie hizo que muchos que ya la tenían soñaran con una edición de lujo de una de sus obras preferidas, mientras que aquellos que no gozaban de ella aplaudían la perspectiva de poder tener en sus manos una obra muy difícil de encontrar en el mercado de segunda mano.

Porque tú lo vales, chica.

El anuncio era prometedor: una edición de dos volúmenes de casi 600 páginas cada uno, tapa dura, sentido de lectura oriental, páginas a color y cofre para salvaguardar los tomos. Todos supusimos entonces que sería la misma edición que la que disfrutan ya los angloparlantes, similar a la magnífica Adolf de la misma Planeta; y de irremediable manera, a propios y extraños les pareció lógico y plausible el precio de 50€.

Tuvieron que pasar seis largos meses para que Planeta volviera a hablar de Nausicaä y confirmar fechas, precios y demás. Y en junio se supo finalmente lo que costaría adornar las estanterías de nuestras casas con la obra de Miyazaki: 99€. Noventa y nueve euros. Con esto de la moneda única muchos hemos perdido la perspectiva de lo que cuestan las cosas, pareciéndonos hoy en día más baratas de lo que en realidad son. Permitidme traduciros el precio en pesetas a los más viejos del lugar: 16472 pesetas. Dieciséis mil cuatrocientas setenta y dos pesetas. Lo pongo con letras por si alguno piensa que me he equivocado con los números.

¡Enséñame la pastaaaaaaa!

La apuesta por parte de la editorial catalana estaba clara: una edición de tamaño absolute, ultra-exclusiva y limitada, solo para coleccionistas. La noticia del precio causó desde el minuto uno un gran revuelo en los portales y foros otakus. Más que revuelo, lo que causó fue rechazo. Muchísima gente con la firme intención de adquirir la serie reculó y rechazó el precio de plano, argumentando -de manera lógica y acertada- que en el contexto de crisis en el que se encuentra la sociedad española poner ese precio era poco menos que una desfachatez. Planeta se hizo eco de la polvareda que se había formado, y en un intento de justificar el precio de su obra salió con esto:



Obviando el video en sí -me viene a la cabeza la palabra "cutre"-, el contenido de este me parece poco menos que repugnante por la comparación de su edición con la inglesa, a la que desprecia y desprestigia poniéndola como poco menos que una mierda. Me parece denigrante justificar un sobre precio de 40€ respecto a la susodicha edición inglesa con el aumento del formato y la inclusión de una bolsa de tela con motivos de la serie para transportar los tomos. ¿Para qué queremos la bolsa, si hace falta una grúa para mover semejante armatoste? En resumen, que lejos de apaciguar los ánimos y convencer a la gente de comprar esta edición, consiguieron el efecto contrario, el doble de rechazo y la convicción plena de que Nausicaä va a coger mucho polvo en los almacenes de las distribuidoras.

Esta reciente afición de Planeta por ediciones de gran tamaño, gran exclusividad y gran precio que comenzó con Bastard! -28€ por tomo para una serie que ¡ojito! no está finalizada- y continuó con Fénix -300€ habrán desaparecido de tu cartera una vez hayas terminado de comprar los 12 volúmenes que la componen- es una medida elitista y segregadora para el consumidor de manga medio. ¿Acaso autores de sobra reconocidos en España como Osamu Tezuka y Hayao Miyazaki necesitan de esta exclusividad y sobreprecio para justificar y rentabilizar sus series? ¿Es que nadie se ha dado cuenta de que el tamaño de un libro es inversamente proporcional a la comodidad a la hora de leerlo? ¿Se le ha olvidado a Planeta que la finalidad última de un libro es la de ser leído y no doblar la balda de una estantería? ¿Es incompatible la coexistencia de una edición normal junto a la integral para que la gente pueda comprar aquella que pueda permitirse?

Todos la queremos, pocos la tendremos.

Nausicaä saldrá a la venta antes de que acabe el año, y solo la comprarán fans acérrimos de la obra y/o Miyazaki, los que tengan el dinero por castigo y tal vez alguien que quiera darle gusto a algún familiar friki en Navidad. Los demás se conformarán con su edición antigua, buscarán esta en la segunda mano o simple y tristemente la descargarán de internet. Y que a nadie -y sobre todo a Planeta- se le olvide que "los demás" podrían haber sido compradores seguros. Tal vez la solución sea llegar a todos y no solo a los que más tienen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario