sábado, 20 de julio de 2013

Los Suspiros de Haruhi Suzumiya

Esto es una relectura. 

Segunda novela de la serie, que narra los hechos acaecidos medio año después de La Melancolía.

Se acerca el Festival Cultural del instituto y Haruhi quiere dejar huella. ¿Y qué mejor que rodar una película con Mikuru de protagonista enseñando cacho? Pues básicamente la novela va de eso, del rodaje de la surrealista película y de los surrealistas acontecimientos que provoca la locaza de Haruhi. Todo más o menos gira en torno a Mikuru, que esta vez tiene que sufrir lo indecible para complacer a la autoproclamada "ultradirectora": que si me pongo modelitos que cubren más bien poco, que si ahora echo rayos por los ojos, que si me tengo que dar un chapuzón en un estanque de aguas verdosas, que si me bebo un "zumo" para estar más contenta, etc., etc. Y mientras Kyon pierde la paciencia y Haruhi y él tienen su primera pelea seria de enamorados -esto es cosecha mía, en ningún momento hay ninguna referencia en el libro sobre ese tema, pero es que está claro que esos dos se hacen tilín; y ya sabéis el refrán: "los que se pelean, se desean"-. A parte de eso, casi al final aparece el primer misterio -la edición de la película- que supongo se resuelve en sucesivos volúmenes. No puedo esperar para saber quién, cómo y cuándo se hace.

La novela como tal está bien, pero Kyon pierde algo de agilidad en su narración, y al ser más larga se me hizo un poco más pesada que la anterior y restantes libros de la serie que he leído hasta ahora. Lo cierto es que me gustan más las novelas compuestas de relatos cortos que van enlazando hechos con las novelas largas.

Respecto a la edición de Ivrea, poco que decir. Corrigieron el horrendo diseño de la portada y de esa manera reconocieron de manera implícita que se equivocaron. Hubiera molado que hubieran hecho lo mismo que con Zetman, lo de la doble portada para que pudiéramos elegir entre la original y la ideada por ellos. Pero eso es una circustancia totalmente diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario